Nuestro gabinete de psicólogos en Valencia quiere hablarte de uno de los problemas más comunes entre la población infantil y que los padres deben padecer en muchos casos sin saber cómo solucionarla. Esta violencia infantil tiene determinadas causas y, naturalmente, tiene determinado tratamiento. Deja que te hablemos de ambos aspectos para conocer más sobre ello y sobre su posible solución.

Causas de la agresividad infantil

En primer lugar, hablaremos de algunas de las causas de la agresividad infantil que explicarían por qué puede darse este comportamiento en los niños.

1.- Lo que se ve en casa

Tal y como tradicionalmente se ha sabido, un mal ejemplo en casa puede ser la principal fuente de la agresividad infantil. En efecto, los niños que ven en su casa un clima de violencia naturalizada tienden con mayor probabilidad a comportarse de forma agresiva o violenta.

Terminan por hacerse a la idea de que la violencia o la agresividad son formas de resolver conflictos y, por lo mismo, terminan imitando dichos comportamientos. Es por ello imperativo evitarlos en casa para que los niños no los imiten en su propia vida.

2.- Falta de normas y pautas

Otra de las causas de la agresividad infantil está en la ausencia de normas en casa. Esto suele provocar un comportamiento libertino en los más pequeños, donde finalmente prevalece únicamente la ley del más fuerte. Es así que para combatir dichos comportamientos se deben poner algunas pautas que prescriban ciertas conductas más recomendables que otras.

3.- Problemas con la frustración

Otra de las causas de la violencia en los niños es la frustración. En efecto, los problemas para aceptar las negativas o simplemente los pequeños fracasos que puedan presentarse en su vida pueden ser una gran fuente de agresividad.

Es así que cuando se enfrentan a alguna dificultad en su vida que no saben resolver terminan respondiendo con agresividad frente a ella.

4.- Falta de comunicación

Tal y como las anteriores causas, la agresividad infantil tiene de nuevo otra causa en el ambiente familiar. En este caso, en la falta de comunicación entre los niños y los padres. Es así que un niño puede tener dificultades para expresarse o dificultades con el lenguaje en general.

En muchos casos, dichas dificultades terminan por traducirse en agresividad infantil (de nuevo, relacionada con otra forma de manifestarse la frustración). Por lo mismo, debemos poner como padres mucha atención a los comportamientos de los más pequeños y vigilar si tienen alguna clase de dificultad a la hora de expresarse o, si nosotros mismos, podemos hacer para comunicarnos de una forma más efectiva con ellos.

5.- Carencias en las habilidades sociales

Otra de las causas de agresividad infantil es la falta de habilidades sociales. Esta de nuevo genera frustración en los más pequeños a la hora de establecer relaciones afectivas que sean beneficiosas y satisfactorias para ellos. Por lo mismo, ante el sentimiento de incomprensión suelen reaccionar con dicha agresividad haciendo que la situación se vuelva todavía más perjudicial para ellos y su entorno.

En Instituto Somos contamos con el mejor equipo de psicología en Valencia dispuesto a ayudarte con el problema de la agresividad infantil y con numerosas afecciones que afectan también a personas adultas. Por ejemplo, para tratar la ansiedad. Piensa que siempre hay solución y siempre hay motivos para mejorar.

Votos: 3. Valoración media: 3.7